BUDISMO

El Budismo no es una religión en el sentido tradicional de la palabra, sino más bien una filosofía espiritual. “Y al decir que el Budismo es una filosofía, no significa que uno tiene que pensar y pensar y no hacer nada de forma práctica. El Budismo es algo que se practica.”
“La práctica debe estar basada en la filosofía que rechaza la teoría de un creador que controla tu vida o que hace que tu vida sea mejor o peor. En lugar de creer en un creador, deberías creer en ti mismo e incrementar el entendimiento dentro de ti mismo. Esto es el acercamiento Budista”. SS Gyalwang Drukpa

La Doctrina Budista
Buda enseñó que todo depende de nuestras mentes. Para darnos cuenta de esto, primero debemos entender la verdadera naturaleza (no dual) y el funcionamiento de la mente.
Por lo regular tratamos de obtener la felicidad afuera de nosotros: un mejor trabajo, dinero, posición social, etc. Pero no importa qué, siempre persisten la insatisfacción y los problemas. Nunca experimentamos la felicidad pura y verdadera. El Budismo nos aconseja buscar la felicidad dentro de nosotros mismos, en nuestra mente, purificando y controlando nuestra mente mediante la práctica sincera del Dharma (Enseñanzas y prácticas budistas).
Al entender la naturaleza de la mente, podremos comprender también nuestra existencia. Nuestro cuerpo y mente son entidades diferentes, y aun cuando nuestro cuerpo muera y el continuo de nuestra mente permanece. La mente abandona el cuerpo y pasa a su siguiente vida.
Para entender las leyes que gobiernan el renacimiento de una vida a otra, necesitamos entender el concepto del “karma”. Karma es una palabra en sánscrito que significa “acción”. Todas las acciones intencionales del cuerpo, el habla y la mente, son karma. Todas las circunstancias que nos rodean en el presente, son consecuencia del karma que hemos acumulado en el pasado.
Así, el Budismo nos enseña que nuestro destino no es arbitrario, ni es impuesto por fuerzas sobrenaturales. Nosotros creamos nuestro propio destino.

¿Cuál es la meta del Budismo?
La meta del Budismo es la liberación, que es un estado de paz interior permanente alcanzado por medio del abandono total de las falsas ilusiones.
Nos convertimos en una persona que ha logrado eliminar los enemigos internos de la ignorancia, el odio y el apego.
En nuestra tradición, el objeto de alcanzar la liberación es estar en una mejor posición para ayudar al resto de los seres sintientes a liberarse del sufrimiento.

Buda significa "Despierto". Alguien que ha despertado del sueño de la ignorancia y ve las cosas como realmente son. Un Buda es una persona que está totalmente libre de faltas y obstrucciones mentales. Existen muchas personas que se han convertido en Budas en el pasado, y mucha gente se convertirá en Buda en el futuro. El Buda Shakyamuni es el fundador del Budismo.
El Buda Shakyamuni

Tharpa_Buddha-Shakyamuni-web
Él era el Príncipe Siddhartha, nació aproximadamente en el año 624 AC.
Hijo primogénito de una familia real en el Noreste de la India hace más de 2500 años. Su nacimiento estuvo precedido de presagios que llevaron a hombres sabios de la región a ver al recién nacido Príncipe, pronosticando que éste, dependiendo de su educación y circunstancias, se convertiría, o en un gran rey, o en un gran maestro espiritual.
Siendo un joven, Siddhartha vivió enclaustrado en el palacio, diseñado y construido ex-profeso, rodeado de todos los lujos, comodidades y bellezas.
A la edad de veintiocho años se aventuró más allá de los confines del palacio y por primera vez conoció el sufrimiento humano: la existencia en términos de vejez, enfermedad y muerte. Impresionado profundamente, movido por la compasión y el compromiso con los demás, y reconociendo que él también enfrentaría el mismo sufrimiento, renunció a su vida en palacio y se dedicó a buscar la conquista de la liberación última del sufrimiento y de su origen.
Durante los siguientes seis años meditó y practicó intensamente en los bosques, investigando la naturaleza de la mente, lo que le llevó a una profunda realización espiritual.
Mientras estaba sentado bajo el Árbol del Bodhi, alcanzó finalmente el estado de la iluminación perfecta, con la cual se liberó de todas las aflicciones mentales, y todas las virtudes fueron maduradas completamente. El Príncipe se convirtió entonces en el Buda Shakyamuni. A partir de ello, se dedicó enteramente al servicio de otros durante cincuenta años, enseñando las verdaderas causas del sufrimiento y el camino hacia la liberación y la iluminación, hasta abandonar el mundo a la edad de ochenta.
El Budadarma (La enseñanza budista) es una Tradición Espiritual Mundial con más de 500 millones de adherentes, con un rápido crecimiento de estudiantes y practicantes en Europa y América.
Las primeras enseñanzas que dio Buda Shakyamuni fueron las 4 nobles verdades.
Las 4 Nobles Verdades:
De ellas parten todas las enseñanzas:
1. La vida es sufrimiento.
2. El origen del sufrimiento es el apego, el deseo.
3. El sufrimiento se puede curar.
4. Existe el Camino para curarlo (las prácticas y meditación).

Todas las enseñanzas que el Buda impartió fueron una elaboración más profunda de las Cuatro Verdades. El utilizó una gran variedad de métodos hábiles para instruirlas a gente muy diversa.

Diferentes Caminos en Budismo
Todos los caminos tienen la meta común de sobrepasar el problema que surgió cuando el individuo entro al dualismo, y desarrollo un “ser subjetivo” o ego que experimenta al mundo como separado de sí mismo, externo y objetivo, y quien continuamente trata de manipular al mundo para poder obtener satisfacción y seguridad, cuando en realidad todo en nuestra vida impermanente.
Todas las tradiciones coinciden en que el problema básico del sufrimiento existe, pero tienen diferentes métodos de lidiar con esto y de llevar al individuo de regreso a la experiencia de la unidad primordial.

Hinayana
Sigue el Camino de Renuncia enseñado por el Buda en su forma humana y conocido después en lo que son los Sutras. Aquí, uno tiene que sobreponerse a todos los hábitos y tendencias consideradas como negativos. Por lo tanto existen en este nivel, miles de reglas y votos para regular la conducta.

Mahayana
Considera que uno debe trabajar por un bien mayor deseando que otros se liberen antes de tener el deseo de liberarme yo mismo y de esta forma regresar una y otra vez al ciclo de muerte/renacimiento ayudando a otros a superarlo. Al practicante de esta forma se le llama “Boddhisattva”.
Tanto Hinayana (el pequeño vehículo) como Mahayana (el Gran Vehículo) son los dos, parte del camino de renunciación pero su acercamiento es distinto.
En Mahayana la intención atrás de las acciones es considerada tan importante como la acción misma. En toda la práctica se lleva a cabo para el beneficio de otros.
Los dos niveles del Camino de Renunciación: Hinayana y Mahayana trabajan al nivel del Cuerpo.

Tantra
Trabaja en el nivel de la Energía o la “voz”. La energía es menos concreta que el cuerpo y más difícil de percibir. Es más difícil entender la energía y cómo funciona que entender el simple hecho del sufrimiento. Por lo mismo se necesita una capacidad más alta para practicar Tantra. El verdadero significado de la palabra “Tantra” es: continuidad, en el sentido de que aunque todos los fenómenos están vacíos, aun así, los fenómenos continúan manifestándose.

Vajrayana
En Sánscrito significa “El Vehículo del Diamante”. Busca eliminar toda dualidad, para que el practicante pueda realizar la unidad dela Iluminación. Esto se hace a través del uso de rituales, simbolismos y prácticas para evocar experiencias que posibilitan la realización.
El Budismo Tántrico es la base de Vajrayana y sus sistemas de meditación. La relación Gurú-discípulo también es de gran importancia en este camino.
Se utilizan la visualización como el método principal pero también debe trabajarse en el nivel externo de conducta del practicante para lograr una purificación tanto de pensamiento como de acción para preparar al practicante para recibir la sabiduría.
También se trabaja con el principio de la vacuidad de todos los fenómenos pero también se trabaja con un sistema de energía sutil del cuerpo para llevar a cabo una transformación de la dimensión completa del practicante hacia la dimensión del ser realizado que está siendo visualizado en la práctica (Yidam). Estos métodos fueron enseñados por el Buda en un cuerpo de manifestación más que en un cuerpo físico así como por otras manifestaciones en Sambogakaya.
El Linaje Drukpa pertenece a la Escuela Vajrayana de Budismo Tibetano